Ecos del Evangelio

4 enero, 2021 / Carmelitas
<> 06.01.2021

…”Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron”…

 

 

Dios se hace Niño y renace cada año para renovar nuestra alegría y nuestra esperanza. Jesús mismo es la Alegría que viene a morar en nuestros corazones.

 

La alegría ha de ser el modo de expresarse del cristiano. La alegría no es algo que se compra o que se consigue con el propio esfuerzo sino que es fruto del Espíritu Santo. La alegría no consiste en vivir de carcajada en carcajada, no, no es eso. Al igual que tampoco es alegría el ser divertido o el vivir haciendo broma de todo. Alegría es la paz del corazón que solamente Dios nos puede dar.

 

Los Magos son los personajes que encarnan a los buscadores de esta Alegría. Para tener una actitud de búsqueda es necesario conocer los deseos más profundos de nuestro corazón. Estos sueños, deseos profundos, son los que nos hacen atrevernos a buscar. Hoy es un buen día para preguntarnos si tenemos o no sueños y cuáles son esos sueños y hacia dónde nos están conduciendo…

 

Todo deseo que nace de un corazón limpio y transparente ha de conducirnos a la Alegría e invitarnos a adorar a Jesús como les sucedió a los Magos de Oriente.

 

Dice el papa Francisco:

Adorar es poner al Señor en el centro para no estar más centrados en nosotros mismos.

Es poner cada cosa en su lugar, dejando el primer puesto a Dios.

Adorar es poner los planes de Dios antes que mi tiempo, que mis derechos, que mis espacios. Es darle del “tú” en la intimidad, es presentarle la vida y permitirle entrar en nuestras vidas.

Adorar es descubrir que para rezar basta con decir: “¡Señor mío y Dios mío!” (Jn 20, 28), y dejarnos llenar de su ternura.

 

Que nosotros podamos también, a ejemplo de los Reyes Magos, acercarnos a Jesús para adorarle de esta manera, e igualmente ofrecerle nuestros “regalos”, es decir, lo que cada uno tenemos: nuestra compañía, nuestro tiempo, nuestros trabajos, nuestro cansancio, nuestro descanso, nuestros proyectos, nuestros sueños, nuestros deseos… en definitiva, ¡nuestra vida!, y así la Alegría habitará en nuestro corazón.

 

¡Feliz día de Reyes!

 

 

Hna. Verónica Estévez Rizo CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies