Ecos del Evangelio

15 junio, 2019 / Carmelitas
16 DE JUNIO DE 2019. SANTÍSIMA TRINIDAD. Juan 16,12-15

Fiesta de la Santísima Trinidad

 

 

Hoy celebramos a la Santísima Trinidad; celebrar la Santísima Trinidad es saber por la fe, la esperanza y la caridad, que Dios es Trino y Uno.

 

Entendiendo que los Tres son particulares, pero a la vez son uno en la complementariedad. Y efectivamente, esto solamente lo comprendemos y lo vivimos en la fe y en el creer en nuestra religión y a quien pertenecemos (a Dios).

 

En el Evangelio, nos cuenta Juan, cómo Jesús envía al Espíritu Santo y nos explica la unidad y complementariedad entre Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo; dando énfasis en que por medio del Espíritu Santo entenderemos y aceptaremos la Verdad, Dios Hijo lo envía y a su vez, Dios Padre otorga las bendiciones.

 

Por nuestras propias fuerzas, no podemos tener un camino seguro y cierto; requerimos de nuestro Creador para sentirnos completos. Nuestra naturaleza nos guía a Dios quien es nuestro creador y a Él vamos (de regreso); necesitamos pues, entender y acoger que en nuestro caminar terreno, Dios puede formar parte importante y de esa manera sentirnos plenos. ¿A quién no le gusta sentir el cobijo y protección de su padre o madre? Supongo que a todos, por ejemplo, desde pequeños, al llorar requerimos la protección y consuelo de nuestros padres. Entonces, en toda edad, Dios es nuestro consuelo, cobijo, apoyo… simplemente nuestro Dios.

 

¿Cómo podemos hacerle para iniciar con una vida, donde Dios entre y pertenezca? Podemos iniciar con la oración, ya luego Dios va marcando los pasos (con ayuda de un Director Espiritual o consejo de un Sacerdote).

 

Ahora queda ideal la oración al Espíritu Santo para que nos ayude a conocer la Verdad e ir propiciando el encuentro cercano con Dios en nuestra vida.

 

Ven Espíritu Santo,
Llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.
Envía Tu Espíritu Creador.
Y Renueva la Faz de la Tierra.
Así sea.

 

Oremos: Oh Dios, que has querido iluminar los corazones de tus hijos, con la luz del Espíritu Santo. Haznos dóciles a sus inspiraciones para gustar siempre del bien y gozar de sus consuelos. Por Cristo Nuestro Señor.
Amén.

 

Deseo que Dios, derrame en todos, sus bendiciones.

Karen Reynoso Vudoyra. IRC

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies