Ecos del Evangelio

8 mayo, 2021 / Carmelitas

“Como el Padre me amó, yo os he amado” (Jn. 15, 9)

 

 

Hoy, Jesús nos dice que el amor que nos entrega, es como el que ha recibido de su Padre. Y lo hace con un fin; no nos habla viéndonos ajenos a esta propia experiencia filial, sino que nos lo comunica, para que nosotros también alcancemos esta relación con su Padre.

 

 

Nos abre su corazón y nos entrega los tesoros que hay en él: “Así como el Padre me amó, yo os he mando” “Sí guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor”; y también “Que mi alegría esté en vosotros y llegue a la plenitud”.

 

 

Con esto, Jesús pone de manifiesto, que no desea para nosotros otra cosa más que tengamos esta experiencia de la que nos habla, aprendiendo a amar como Él lo hace.

 

 

Podemos ahondar más en su corazón, buscando:

¿Cuál será la experiencia de Jesús al amarnos como lo hace?

¿Cuánto gozo puede experimentar al amar, de modo que desea esto para nosotros?

¿Qué lugar tenemos en su corazón para que se derroche a sí mismo en nuestras vidas?

 

 

Cumplir su mandato: AMAR, haciéndolo no de cualquier manera, o del concepto que cada uno pueda tener de lo que es el amor, sino que lo deja claro, “amar como Yo os he amado” para poder encontrar el verdadero sentido del amor y no permitir que otras acciones usurpen este nombre.

 

Para amar como Jesús nos ha amado, es necesario aprender de Él; abrirle paso para que entre en nuestro interior y toque con su misericordia, cada una de nuestras miserias. Sin intentar ocultarlas a sus ojos.

 

Arriesguémonos a dejar que Él nos vea tal cual somos, para poder recibir el amor que nos quiere dar, siendo quienes somos. Sólo así, podremos tener entrañas de misericordia y dejarnos conmover ante la miseria de quienes están a nuestro lado. Rompiendo las barreras de la indiferencia, del desprecio, del egoísmo o el desinterés que evitan que toquemos el dolor y sufrimiento de nuestros hermanos, con los que convivimos cada día.

 

Hoy podríamos preguntarnos a modo de reflexión personal:

¿Qué barreras tengo que vencer para dejarme amar por Él y amar a los demás?

 

Hna. Alejandra López de la Torre CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies