Ecos del Evangelio

15 abril, 2019 / Carmelitas
CARTA DE JESÚS DE NAZARET PARA LA SEMANA SANTA

Con cariño  para ti

Querid@ amig@:

Te escribo cuando estoy a punto de celebrar mis últimos días con vosotros, y de subir a la cruz.

Te escribo a ti, que tantas veces me miraste sin verme y me oíste sin escucharme.

Os escribo, cuando –con más emoción que nunca- miro al Padre, pero, con más pasión que nunca, no puedo dejar de mirar hacia vosotros.

 

Yo soy el principio y el fin; soy el camino para no desviaros; la verdad para que no te equivoques y la vida para no morir.

 

Mi tema preferido es el amor, que fue mi razón para vivir y lo es para morir.

 

Yo fui libre hasta el fin, tuve un ideal claro, y lo defendí con mi sangre para salvaros.

 

Fui maestro y servidor, soy sensible a la amistad, y hace tiempo que espero que me regaléis la vuestra.

Si supieseis cuánto hace que golpeo las puertas de vuestro corazón y no recibo respuesta.

A veces también me duele que me ignoréis y me condenéis como Pilato, otras que me neguéis como Pedro y que otras tantas me traicionéis como Judas.

 

Cuando estoy a punto de coger el madero y de subir hasta lo más alto de él, quisiera no volver a veros egoístas orgullosos, rebeldes, disconformes, pesimistas.

 

Cada vez que estéis débiles, como yo ahora lo estoy –débil y fuerte-
buscadme y me encontraréis.

 

Cada vez que os encontréis abatidos, como en este instante yo me encuentro, habladme, contadme lo que os ocurre, como yo, ahora, lo estoy haciendo con mi Padre.

 

Cada vez que creáis que no servís para nada no os deprimáis no os creáis poca cosa.

 

No olvidéis que yo, solo necesité de un asno para entrar en Jerusalén y necesito de vuestra pequeñez para entrar en vuestra alma y en la de vuestros prójimos.

Cada vez que os sintáis solos en el camino, no olvidéis que estoy con vosotros, aunque –ahora- me sienta más sólo que nunca.

 

No os canséis de pedirme que yo no me cansaré de daros. No os canséis de seguirme que yo no me cansaré de acompañaros nunca, os lo digo en la hora de mi prueba definitiva, no os dejaré solos.

 

Os espero a todos, acompañadme de verdad estos días, para que al amanecer de mi resurrección os pueda abrazar a todos, en compañía de mi Madre que es también la vuestra, Ntra. Sra. de Villaviciosa.

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies