Ecos del Evangelio

18 marzo, 2020 / Carmelitas
CUSTODIO FIEL

Sólo quien sirve con AMOR puede CUSTODIAR

 

 

Hoy nuestro mundo vive diversas situaciones carentes de valores. San José se distinguió por que en su vida estuvo presente Dios, el cual le impregnó valores como: protección, respeto, escucha silencio, trabajo y oración entre otros.

 

Hoy existe una gran necesidad de retomar dichos valores en nuestra vida y sociedad. Es por ello que te invito a poner la mirada en San José y solicitar su presencia en cada uno de nosotros, para que él sea quien nos impregne de sus actitudes que lo hicieron el hombre en su totalidad.

 

Hoy, en su fiesta, quiero compartir contigo esta linda composición que invita a solicitar su valiosa presencia en nuestra sociedad.

 

 

NECESITAMOS MUJERES Y HOMBRES QUE IMITEN A SAN JOSÉ.

 

 

Necesitamos mujeres y hombres que imiten a San José PROTECTOR de mujeres golpeadas y laceradas por los golpes de la humanidad.

Necesitamos mujeres y hombres que imiten a San José TRABAJANDO EN LA LUCHA POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA que oprimen al obrero cansado y explotado en su labor.

Necesitamos hombres y mujeres que imiten a San José ABOGANDO ANTE LAS INJUSTICIAS que oprimen a la persona inmersa en la corrupción.

Necesitamos mujeres y hombres que imiten a San José EDUCANDO Y ORIENTANDO EN SABIDURÍA, gracia, edad y amor.

Necesitamos mujeres y hombres que imiten a San José REPLETO DE AMOR, concediendo esperanza protección y perdón ante las agudas vidas de dolor.

Necesitamos mujeres y hombres que imiten a San José en RESPETO Y CONSUELO para ayudar a las personas a retomar su honra y dignidad.

Necesitamos mujeres y hombres que imiten a San José en el CUIDADO DE LAS FAMILIAS DIVIDIDAS carentes de unión y perdón.

 

En este mundo que pide a gritos la protección, responsabilidad, educación, cuidado respeto custodia, silencio, escucha y perdón. Necesitamos hombres y mujeres como san José que fecunden la tierra con las virtudes que Dios nos heredó.

 

ORACIÓN A SAN JOSÉ

Oh José, custodio fiel de Jesús y de María,
ayúdame a vivir siempre en tu dulce compañía,
sé mi maestro y mi guía en la vida de oración,
dame paciencia, alegría y humildad de corazón,
no me falte en este día tu amorosa protección,
y en mi última agonía tu piadosa intercesión.

Amén.

 

San José… Ruega por nosotros.

 

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies