Ecos del Evangelio

23 diciembre, 2016 / Carmelitas
Dios es Amor

Domingo, 25 de diciembre de 2016

“¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que proclama la paz, que anuncia la buena noticia, que pregona la justicia…!”: Que hermosos son los pies de quien camina para anunciar un mensaje de esperanza, para dar consuelo a quien lo necesita, para llevar una palabra de perdón, de reconciliación. Que hermosas son las palabras de quien proclama y anuncia tiempos mejores, momentos de conversión, tiempo propicio para volver a empezar en la vida. Que hermosos son los labios de quien anuncia una nueva oportunidad para la paz, para la reconciliación, para el perdón, para la generosidad, para la hermandad, para vivir en libertad, en sencillez y humildad desde lo cotidiano.

Que hermoso es usar los medios de comunicación para anunciar buenas noticias que pasan día a día en muchas familias, en muchas comunidades, porque buena noticia es saber que un hijo se interesa por sus padres, buena noticia es que unas hermanas se interesan por sus hermanas, buena noticia es rezar unos por otros.

Buena noticia es… trabajar honradamente, ser emprendedor, saber de gente que perdona las ofensas que le hicieron y que no guarda rencor, buena noticia es saber de gente que vive y trabaja en bien de la humanidad y para mayor gloria de Dios.

Que hermosos son los labios del mensajero que pregona la justicia y que la anuncia, una justicia que es como la de aquel señor que salió a todas horas del día a buscar y a contratar trabajadores para que fueran a su viña. Que bella es esa justicia que no da según tiempos, que no da según el trabajo realizado por el obrero, sino que es una justicia según los criterios del dueño de la vid, es una justicia basada en la misericordia.

“Romped a cantar a coro, ruinas de Jerusalén, porque el Señor ha consolado a su pueblo, ha rescatado a Jerusalén” Te invito amigo lector, a que hagas tuyo este mensaje que anuncia el profeta Isaías.Ésta buena noticia, tan antigua y tan nueva, es para ti. Te invito a que en vez de pronunciar Jerusalén, digas tu nombre. Y seas capaz de creer que esta buena noticia,es para ti. “alégrate, Dios viene a rescatarte a ti” ¿Por qué debes alegrarte? ¿Qué ha hecho Dios en tu vida que sea motivo de alegría y música callada en tu interior? O por el contrario ¿no hay nada porqué cantar y hacer fiesta en tu interior? ¿No hay motivos para dar gracias a Dios? Me parece que, es un buen tiempo para reflexionar.

“Cantad al Señor un cántico nuevo,porque ha hecho maravillas.Su diestra le ha dado lavictoria,su santo brazo”

El cántico nuevo de la sinceridad, de quien se alegra por la llegada de un nuevo día. El cántico nuevo que brota del corazón, que se sabe amado y mirado por Dios. El cántico nuevo que brota del corazón,de quien se sabe en casa y en familia, al vivir en comunidad. El cántico nuevo que brota del corazón agradecido. El cántico nuevo que brota del corazón enamorado, apasionado por el reino de Dios. El cántico nuevo que brota del corazón, que intenta vivir con coherencia su opción fundamental. El cántico nuevo que brota del corazón, de quien día a día descubre la novedad que trae la gracia y la presencia de Dios.

Por todo esto y por muchas cosas más… Hoy, se entona el cántico nuevo de la vida.

Basta ya de canciones mediocres, de cantares sin sentido y desentonados, de cantares desafinados y de canciones vulgares. ¡Basta ya de cánticos fúnebres!, basta ya de canciones de venganza y de cánticos de lamentos. Es tiempo de cantar al Señor el cántico nuevo que brota del encuentro con el Dios humanado, que se ha hecho presente en nuestras vidas.

“El Señor da a conocer su salvación, revela a las naciones su justicia. Se acordó de su misericordia y su fidelidad en favor de la casa de Israel. Los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios. Aclama al Señor, tierra entera; gritad, vitoread, tocad”Toda la liturgia de hoy tiene un tono de alabanza, porque la salvación de Dios en favor de la humanidad es algo real, es verdad; hoy se nos invita a participar con alegríaen la fiesta del Señor.Cómo no aclamar al Señor que nos muestra su misericordia, cómo no vitoread a quien nos da a conocer la salvación, cómo no alegrarnos ante el Señor que nos revela su justicia en favor nuestro. “En muchas ocasiones, y de muchas maneras, habló Dios antiguamente a nuestros padres por los profetas. En esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo, al que ha nombrado heredero de todo, y por medio del cual ha realizado los siglos. Él es reflejo de su gloria, impronta de su ser”Dios desde el inicio se ha comunicado con el ser humano, como bien nos lo dice el texto bíblico: Y en esta etapa final también nos ha hablado por medio de su Hijo. La voz del Hijo de Dios hoy nos sigue comunicando un mensaje de paz, tal como lo hizo el Padre en la antigüedad. El Hijo nos habla de diversas maneras y en muchas ocasiones. Es tiempo de despertar nuestro Ser, vivir atentos a la palabra que el Padre nos dirige en su Hijo: palabra llena de bondad, de verdad y de belleza, palabra misericordiosa, liberadora y sanadora, palabra que transforma, que penetra lo más íntimo de nuestro ser, palabra que recrea y enamora al corazón agradecido.

“El Hijo es reflejo de su gloria” cómo nos molesta que Dios sea bueno, cómo nos molesta que Dios no haga justicia como nosotros queremos, cuando la queremos y contra quien la queremos. Cómo nos desquicia eso del perdón de las ofensas, cómo nos molesta el amor al enemigo, cómo nos incomoda dar al que nos pide, cómo nos inquieta no tener donde reclinar la cabeza, cómo nos molesta que no se cumplan las leyes tal y como están establecidas. Jesús, el Hijo de Dios que es reflejo de su gloria pasó haciendo el bien, este hijo de Dios comía con los que escandalizaban a los buenos, este Hijo de Dios perdonaba los pecados, este Hijo de Dios transgredía las leyes del sistema religioso, este Hijo de Dios se dejaba tocar por los impuros y daba importancia a las mujeres. Él es reflejo de su gloria, impronta de su ser.

ORACIÓN:

Jesús, Hijo unigénito del Padre, hijo de María Virgen, que existes desde el principio, que eres Dios. Jesús palabra dicha,Palabra pronunciada por el Padre, que todo se hizo por medio de ti, recréanos, restáuranos, reconstrúyenos. En ti está la vida, tú eres la luz de los hombres, tú eres la luz que brilla en las tinieblas, porque tú eres la luz eterna que no conoce el ocaso, tú eres la luz que siempre nos ilumina y nos conduce a nuestra meta aunque sea de noche. Luz que permaneces, luz fiel. Cristo luz verdadera, Verbo eterno del Padre, tú que vienes a nuestro mundo y lo divinizas con tu presencia, tú que humanizas al ser humano dándole su valor real, su dignidad: Hijo de Dios.

Dios niño que vienes a nuestra casa, que vienes a nuestro corazón y te dejamos fuera ¿Qué interés te mueve, Dios humanado, para amarnos así? ¿Qué es lo que descubres en nosotros, lo seres humanos, para que así te presentes en nuestras vidas? Tan frágil y desprotegido, pero lleno de bondad y de ternura,tan lleno de misericordia y de humanidad.

¿Qué buscas entre nosotros, que no te quieres ir, al contrario, cada vez te haces más presente en todas nuestras realidades, en todas nuestras miserias y alegrías? Eres tan simple que por eso pocos te siguen. ¿Por qué eres tan poco complicado?

Gracias porque oficialmente no nos pides papeles para ser hijos de Dios, el único requisito que nos pides es recibirte y creer en tu nombre. Gracias por acampar entre nosotros, gracias por dejarnos contemplar tu gracia y hermosura. Gracias por embellecer así al ser humano. Gracias por hacer al ser humano plenamente humano con tu presencia, humana, entre nosotros. Gracias porque derrochas la gracia, gracias por ser la verdad. Gracias porque de tu plenitud todos hemos recibido gracia tas gracia, ternura tras ternura, apapacho tras apapacho, bondad tras bondad. Gracias porque por medio de ti nos llega la gracia.

Sencillamente, hoy damos gracias a ti, por hacer de la tierra el cielo donde tú habitas. Gracias por ser Dios con nosotros, Emmanuel.

Sigue viniendo, sigue naciendo, sigue dejando en nuestras vidas tu gracia y tu verdad.

Que así sea.Hna. Mª Leonarda Peñaloza Estrada HCdSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies