Ecos del Evangelio

23 febrero, 2019 / Carmelitas
Domingo 7º del Tiempo Ordinario – Ciclo C 24 de Febrero 2019

 

 

Llegamos al domingo VII,  del Tiempo Ordinario, y hoy las lecturas nos ponen en sintonía de lo que encierra el verdadero AMOR.

 

En la primera lectura, Samuel nos habla como David perdona la vida de Saúl. Misericordia y Valentía van unidas en la vida de David, lo cual despertará envidia en la vida de Saúl, y el deseo que provoca, la envidia, es de dar muerte, desaparecer lo que le estorba. “Entonces Abisay dijo a David: «Dios te pone el enemigo en la mano”.

 

Todo estaba a favor de David, podría dar muerte a quien le quería matar sin que hubiera ninguna razón, sólo por envidia, pero que no era motivo alguno. “Voy a clavarlo en tierra de una lanzada; no hará falta repetir el golpe.» David se niega a que le quite la vida, la respeta y es fiel a Dios, y todo lo deja en sus manos, “El Señor pagará a cada uno su justicia y su lealtad”. Vemos ya en muchas ocasiones lo que exige no sólo la vida como consagrada sino como verdaderas hijas de Dios.

 

En el Evangelio, muchas veces lo hemos escuchado, pero no nos quedemos como las campanas que tienen sonidos huecos, hagamos nuestra, cada día, la palabra de Dios. Solo el amor es el que puede vencer al odio y todo lo que pueda entorpecer nuestro camino… “bendecid a los que os maldicen y rogad por los que os calumnian”, el evangelio del domingo anterior nos marcaba las bienaventuranzas donde nos daba las pistas para llegar a la felicidad que Dios nos invita, pero hoy nos dice que el camino para llegar a la felicidad completa, no será fácil, el cristiano irá por un sendero duro y espinoso, pero que vale la pena recorrer.

 

“Amad a vuestros enemigos” La propuesta que Jesús nos da, es creativa y valiente: sólo el amor es capaz de desarmar el odio, de eliminar todo aquello que impide que nuestro corazón se llene del amor de Dios. “Haced bien a los que os odian” pero, ¿Es justo exigir hacer el bien a quien nos guarda rencor o nos ha hecho algún mal?, Jesús nos da ejemplo con su vida, la entrega sin reserva alguna por amor, perdonando a todos sus perseguidores que lo condenaron a muerte, nos deja claro que su amor es para todos, y su salvación también.

 

“Bendecid a los que os maldicen” Quien de verdad ama, habla bien incluso de aquellos que lo maldicen, y le desea lo mejor siempre para su vida. Obrar con los demás como quisiéramos que los demás obraran con nosotros; palabras que necesitamos tenerlas muy presentes en nuestra vida de cada día, más aún en una tierra como la nuestra en la que tiene una cultura y religión diferente a la nuestra.

 

Las lecturas nos dan un abanico con grandes enseñanzas, nos proponen un verdadero cambio de corazón, que nuestras actitudes sean verdaderas enseñanzas de cambio en nuestras comunidades, en nuestro entorno donde llevamos nuestra misión, todo esto lo podemos llevar si somos capaces de ir transformándonos a nosotros mismos.

 

 

Y Tú ¿Cómo vives la misericordia en tu día a día?

 

 

Hna Lidia Damián Solano CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies