Ecos del Evangelio

17 abril, 2021 / Carmelitas
DOMINGO III DE PASCUA CICLO B 2021

RECONCER PARA SER TESTIGO

 

 

 

La propia historia personal, la escribimos desde la experiencia de las relaciones que vamos construyendo a lo largo del tiempo, en la medida en que conocemos personas, lugares, los propios sentimientos y emociones entran en una dinámica de conocimiento y desconocimiento ya que por nuestra limitación como seres humanos no podemos conocerlo todo ni de nosotros mismos ni del exterior; siempre hay una parte de “misterio”.

 

 

Esta dinámica de conocimiento-reconocimiento es la temática que se presenta en las lecturas de este tercer domingo de Pascua, cada una con diferentes matices:

 

 

Pedro con su discurso en el libro de los Hechos, EXAMINA con cuidado la identidad, naturaleza y circunstancias de la acción de la gente que rechazo el mensaje de Jesús, pero no lo hace como un reproche sino que, al hablar desde su propia experiencia, el mismo RECONOCE y quiere que los demás también reconozcan que Jesús vive e invita a vivir de una manera nueva y transformada. La misma invitación que se nos hizo al iniciar la Cuaresma se repite en esta exhortación:

“Arrepentíos y convertíos”
Hch 3,19

 

 

Esta iniciativa de cambio, parte de un MIRAR por todo los lados la propia conducta para acabarla de comprender y transformar lo que sea necesario. Por ello en la primera carta de Juan, el autor nos propone la vía para llegar a CONOCER a Dios:

 

Guardar sus mandamientos, lo que en resumen es AMAR en plenitud y guardar su palabra, lo que significa hacer VIDA el evangelio en la propia historia.

 

Finalmente el texto evangélico nos lleva a DISTIGUIR la presencia real del Resucitado a través de las mismas costumbres que caracterizaban a Jesús en vida:

En el compartir la comida con sus amigos.

 

 

Los discípulos supieron RECONOCER a Jesús, porque su cercanía y su fraternidad es la misma que ya habían experimentado. Pero esta capacidad de distinguir la presencia del resucitado no se queda sólo en un acontecimiento concreto, sino que despliega una misión que llega hasta nosotros hoy en día:

 

“Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois TESTIGOS de esto”.

 

Testigos los discípulos porque conocieron, presenciaron y reconocieron la SALVACIÓN, una salvación que se extiende a todos, y nosotros somos testigos en la medida en que cada uno la acepta desde su propia libertad y compromiso esta SALVACIÓN que transforma.

 

 

Porque no es suficiente predicar sobre Ti. Dios mío, hay que encontrarte primero en los corazones de los demás.

Etty Hillesum

 

 

 

Hna. Fernanda Itzel Hernández Guerrero CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies