Ecos del Evangelio

21 marzo, 2020 / Carmelitas
DOMINGO IV DE CUARESMA CICLO A 2020

 

Lectura del santo evangelio según san Juan (9,1.6-9.13-17.34-38):

En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y escupió en tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado).»
Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: « ¿No es ése el que se sentaba a pedir?»
Unos decían: «El mismo.»
Otros decían: «No es él, pero se le parece.»
Él respondía: «Soy yo.»
Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista.
Él les contestó: «Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo.»
Algunos de los fariseos comentaban: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.»
Otros replicaban: « ¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?»
Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego: «Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?»
Él contestó: «Que es un profeta.»
Le replicaron: «Empecatado naciste tú de pies a cabeza, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?»
Y lo expulsaron.
Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: «¿Crees tú en el Hijo del hombre?»
Él contestó: « ¿Y quién es, Señor, para que crea en él?»
Jesús le dijo: «Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es.»
Él dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él.

Palabra del Señor.

 

 

A continuación la reflexión del evangelio:

 

El ciego de nacimiento converge en tres aspectos: los sentidos de la vista, el tacto y la escucha, relacionados con las actitudes de los personajes del evangelio manifestado en el lenguaje poético que te invita a reflexionar en tu vida personal y comunitaria.

 

A) ¿OBSERVAS?

“Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.”

 

• Permite Jesús que tu misericordia se vea en mí a pesar de mi insensatez.

• Permite Jesús que tu bondad se vea en mí en medio de mi maldad.

• Permite Jesús que tu luz se vea en mí en las noches de oscuridad.

• Permite Jesús que tu interioridad penetre mi ceguera y cerrazón que no logro cambiar.

• Pero sobre todo Jesús permíteme, aumentar mi sentido de la vista para poder observar actitudes que puedo cambiar y ser mejor en mi comunidad.

 

 

B) ¿ACARICIAS?

“Volvieron, pues, a preguntarle también los fariseos cómo había recibido la vista. El les dijo: Me puso lodo sobre los ojos, y me lavé, y veo.”

 

• Camina Jesús conmigo para tocar mis inconsistencias y llénalas de fidelidad.

• Camina Jesús conmigo para tocar mi interioridad y poder volar en libertad.

• Camina Jesús conmigo para tocar mis heridas y así poder sanar.

• Camina Jesús conmigo para tocar a fondo mis sueños y hacerlos realidad.

• Camina Jesús conmigo en la lucha cotidiana de querer amar.

• Y sigue caminado a mi lado, tocando mi hombro para poder yo acariciar a tanta gente que busca la inmanencia en mi mirar.

 

 

C) ¿ESCUCHAS?

 

“Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios? Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él? Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es.”

 

• Y es así como te escucho en medio del trajín de mi avatar.

• Y te sigo escuchando en un sinfín de ruidos que no logro acallar .

• Y te sigo escuchando cada día en el orar.

• Y te sigo escuchando corriendo de aquí para allá.

• Y te sigo escuchando ante mil discurso vacíos y sin verdad.

• Porque sigo escuchando y creyendo que vale la pena apostar, por Aquel que me llamo y me impulsa en este devenir de mi vida a actuar.

 

 

 

¿Y si me niego a ver, escuchar y tocar?

¿Y si me niego a ver, escuchar y tocar las voces latentes de mi interioridad?

¿Y si me niego a ver, escuchar y tocar a mi hermana de comunidad?

¿Y si me niego a ver, escuchar y tocar lo que mi congregación me invita a actuar?

¿Y si me niego a ver, escuchar y tocar lo que grita las realidades de la sociedad?

¿Y si me niego a ver, escuchar y tocar el espíritu que aletea sin parar?

 

 

Entonces El me contestará:

 

«… he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados. Entonces algunos de los fariseos que estaban con él, al oír esto, le dijeron: ¿Acaso nosotros somos también ciegos? Jesús les respondió: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece»

 

 

Hna. Guadalupe Gómez Luna CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies