Ecos del Evangelio

16 mayo, 2021 / Carmelitas
DOMINGO DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR CICLO B. 16 DE MAYO DEL 2021

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

 

 

Hoy celebramos la Ascensión del Señor a los cielos. Jesús, después de haber cumplido en todo la voluntad del Padre, ahora está a su lado. Pero antes de irse, estuvo con sus discípulos “dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo” y “les habló del reino de los cielos”.

 

Él ya ha culminado la tarea que el Padre le encomendó, nos ha alcanzado la salvación a todos. Ahora, al igual que a sus discípulos, nos envía por todo el mundo, para anunciar ese reino del que les hablo a ellos y también a nosotros.

 

Si miramos nuestra vida desde la perspectiva de la fe, nos daremos cuenta, que también a nosotros nos da innumerables pruebas de que sigue vivo. Es nuestro momento de atender el llamado que hoy el Maestro nos hace: “ser sus testigos, hasta los confines del mundo”.

 

Ser su testigo, es un compromiso de vida, que nace de la fe, al creer en Jesús resucitado y tener confianza absoluta de su amor que salva; de la esperanza, que mantiene el ánimo confiado, “para alcanzar la riqueza de la gloria que Dios da en herencia a los santos”; y el amor, que es la fuerza en nuestro interior, que nos impulsa a entregarnos a los demás como Él lo ha hecho, siendo así dignos discípulos suyos.

 

Podríamos también, preguntarle al Señor: “¿Es ahora cuando vas a restaurar el reino?”; es decir, ¿veré los frutos de ésta entrega?, sin embargo, podemos escuchar al Señor, que ante esta cuestión que pretende arrancarnos la fe la esperanza y el amor, nos dice que “no nos toca a nosotros conocer los tiempos y los momentos del Padre”. Esta es una invitación a no ceder paso a la duda de sí valdrá la pena nuestro esfuerzo o sí de algo servirán esas pequeñas acciones de cada día por construir su reino.

 

No sucumbamos ante las dudas o tentaciones, porque aunque se va, nos ha prometido que “recibiremos al fuerza del Espíritu Santo”. No nos deja solos, Él permanece. Continúa a nuestro lado, también en nuestro interior. Ahora, sólo nos pide, que velemos, que esperemos la promesa del Padre. Al consolador; su mismo Espíritu.

 

 

Hna. Alejandra López de la Torre CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies