Ecos del Evangelio

12 junio, 2021 / Carmelitas
DOMINGO XI T.O. CICLO B 13 DE JUNIO DE 2021

 

 

GRACIAS JESÚS POR SEMBRAR EN MI CORAZÓN CADA DÍA TU SEMILLA DE….

 

 

En el evangelio de Marcos 4, 26 -34 Jesús compara el Reino de Dios con un grano de mostaza, la define como la semilla más pequeña y cuando CRECE es impresionante lo que nos regala. “Con el Reino de Dios sucede como le sucede a un hombre que echa la semilla en la tierra” El sembrador / hombre podría ser el mismo Jesús, tal como se presenta en otras parábolas. Pero también cualquiera de los discípulos empeñados en continuar su misión.

 

 

Es hermoso detenerse en que lo primero que señala es que echa la semilla “en la tierra”. Estamos hechos de tierra, de buena tierra, y hemos recibido múltiples semillas. Dios nos ha sembrado, no sólo una vez, sino muchas veces. Las semillas nos hablan de vida. Hay muchas semillas de vida ya plantadas en mí, y otras que irán llegando y que darán fruto.

 

 

Que, en estos momentos como humanidad, como HCSJ podamos darnos cuenta de las semillas buenas que tiene cada una de las hermanas con las que convivo cada día, que con mis actitudes y acciones sea un medio para que sigan creciendo y dando fruto. Madre Rosa hoy nos interpela, ya que sus frutos nos hablan de las buenas semillas que había en su corazón: cercana, atenta, equilibrada, veraz, auténtica, fraterna, con un CORAZÓN DE MADRE, su fuente el EVANGELIO.

 

 

Está parábola que hoy nos regala el Señor es fascinante, caer en la cuenta que el REINO DE DIOS somos nosotros mismos, Él nos regala cada día su SEMILLA, la que cada uno necesita: amor, confianza, sencillez, perdón, pasión, entrega, alegría, coherencia, lealtad, verdad, pureza, fraternidad, escucha, compasión, unión, cercanía, misericordia, salud… y depende de cada una hacer que la semilla crezca, se note que su GRACIA trabaja en nosotros porque dejamos que su ESPÍRITU SANTO actué a pesar de nuestras fragilidades, de nuestro pecado, porque su GRACIA ES SOBREABUNDANTE y nos llama a una vida PLENA, y sólo podemos planificarnos desde Él, y sólo por Él.

 

 

Te invito hermana Carmelita de San José a cuestionarte desde tu situación actual de manera personal, comunitaria, en tu apostolado:

¿Eres signo del Reino de Dios?

¿Tus frutos, acciones, actitudes hablan de que la semilla buena crece en ti?

 

 

 

Hoy el Evangelio nos habla de una SIEMBRA con constancia y esperanza, aunque tal vez te dé la sensación de qué estas sembrando en el asfalto. A veces cuando menos se espera la semilla nace y da fruto, Dios se encargará de hacer fecunda la semilla.

 

 

Hna. Antonia Arias Alvarez csj

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies