Ecos del Evangelio

27 agosto, 2016 / Carmelitas
Domingo XXII

DOMINGO XXII DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO C 28 DE AGOSTO DE 2016

“El que se humilla, será engrandecido” (Lc. 14, 11)

Hoy reflexionamos sobre la humildad en las lecturas dominicales. “Hazte pequeño en las grandezas humanas, y así alcanzarás el favor de Dios” Ecl. 3, 18. La humildad no consiste en negar las propias cualidades, sino en reconocer que son puro don de Dios. Cuando más “grandezas humanas” alcanzas, tanto más debemos acercarnos con humildad a Dios y reconocer que todo bien viene de Él. Es lo que enseña Jesús en el Evangelio “Cuando te conviden, ve a sentarte en el último puesto”, y es que para muchos cristianos la vida se reduce a una carrera por los primeros puestos; en el apostolado, la sociedad, y no es sino una búsqueda de vanidad y reconocimiento. “Inclina, Señor, tu oído y escúchame”… Tú inclinas tu oído, si yo no me engrío. Te acercas al humillado y te apartas lejos del exaltado, a menos que no hayas exaltado tú al que se humilló. Oh, Dios, inclina hacia nosotros tu oído. Tú has mostrado tu amor con nosotros, pues aún siendo pecadores, Cristo murió por nosotros… Inclina, Señor, tu oído y escúchame, porque soy pobre y desvalido”. Necesito misericordia”. San Agustín. In. Ps 85, 2 Hna. Pilar Reverte Almodóvar. HCdSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies