Ecos del Evangelio

17 septiembre, 2021 / Carmelitas
DOMINGO XXV T.O. CICLO B 2021

No hay que ser muy avispado para darse cuenta de que, lo que hoy prima en la sociedad es el tener.

Se admira y se envidia al que tiene.
Se intenta emular al que tiene.
Se busca la cercanía del que tiene.
Se da preferencia al que tiene.
Se rinde pleitesía al que tiene.
Se pone de ejemplo y modelo al que tiene.
Se le da más al que más tiene.

Y cuando se va por ese camino, se acaba por ser un egoísta y un engreído, sin escrúpulos. Y se opta por:

*Vivir sin esfuerzo, cuando la verdadera vida es tarea.
*No tener problemas, cuando la verdadera vida es superación.
*No reconocer los errores, cuando la verdadera vida es aprender de los errores.
*Apoyarse en lo que uno tiene, cuando la verdadera vida se apoya en lo que uno es.
*Sentirse dueño y amo incluso de la vida, cuando la verdadera vida la tenemos en usufructo, pero no en posesión absoluta.
*Sentirse superior y en un pedestal, amordazando a los demás y tratándolos como súbditos, cuando todos tenemos la misma dignidad.
*Contentarse con lo puramente material, cuando el hombre es apertura a la trascendencia, a Dios. ¿Y esta manera de vivir a donde lleva? A la deshumanización en sus diferentes variables. Citaré tres.

 

1- La deshumanización del TENER. Porque cierra los ojos, embota el corazón y la mente; impide valorar a la persona en su profundidad y entonces solo queda tristemente la superficialidad, la fachada, el ambicionar, la apariencia .Identificarse uno con sus posesiones es el error mayúsculo. Y eso es una aberración. Que es lo que se lleva.

 

2- La deshumanización del MANDAR. Se quiere mandar, se quiere tener poder, sea del grado o del tipo que sea. Todos buscan su grande o pequeña parcela de poder. Y el poder, que se supone que es la autorización para servir a una buena causa, termina por ser el camino para la altivez, para imponer, oprimir, manipular, engañar, dominar y odiar al que no piensa como yo.

 

El poder así entendido es propio de inhumanos. Si, de inhumanos, de quienes no han sido capaces de madurar como personas y se cobijan al amparo de la cuota de poder que les haya correspondido en suerte, para engreírse, auto-afirmarse, buscar su propia seguridad. El feudalismo en pleno siglo XXI. Que es lo que se lleva…

 

3- La deshumanización de la INMADUREZ. El perder la sencillez de la inocencia. El aprender a mentir y engañar, en el trabajo, en la familia, con los amigos. El saber disimular, aparentar ser lo que no somos, y tener lo que no tenemos.

 

 

El llegar a puestos de responsabilidad, aunque no se valga para ello. Pero no hay problema, en esos lugares, se manda mucho y se responde poco.
El vivir, en fin, bajo las directrices de los que, según ellos, buscan nuestro bien común, pero eso no es más que una pantalla, para después adoctrinar, cegar y anular a la persona.

 

Y llega Jesús, y como siempre, desconcierta. “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.

*No somos, más personas, por tener más, sino por ser más.
*No somos, más personas, por mandar más, sino por servir más.
*No somos, más personas, por saber más, sino por ser como los niños.

 

Para Jesús lo único verdaderamente importante es el amor hecho servicio y entrega. Este es el único título de dignidad, de honor y de importancia.
Sólo los que aman y sirven, son para mí, ilustrísimos y excelentísimos.
Sólo los que aman y sirven, son para mí, los primeros y tienen la preferencia.

 

Sólo los que se dedican a amar y servir como Cristo, no quieren títulos, como no los quiso Cristo y por eso, son para mí, los que merecen el único titulo que reconozco: bienaventurados.

Sólo los que son últimos, y son capaces de lavar los pies, son para mí, señores.

 

Lo demás es vanidad, fatuidad, fanfarronería. Claro, un programa así, tiene poca garra hoy en nuestra sociedad, plenamente convencida de todo lo contrario. Pero quien quiera ser seguidor serio y honrado de Cristo, tiene que llevar a la practica este anuncio, y si no, dejar de seguir a Cristo.

 

¡Ojalá, que cada vez, haya más personas que se cansen de tanta fantasía barata, de seguir gregariamente como un rebaño a un líder, y quieran abrir los ojos, y busquen algo auténtico y no continuar ciego y sordos como una manada de borreguitos!

 

¡Ojalá, que entonces, puedan encontrar a su lado a alguien, que les anuncie dónde está la verdadera humanidad, basada en la humildad, la honradez y la coherencia!

 

No caigas -tú que me escuchas- en el error de pensar que sólo se hacen méritos con los grandes trabajos. Hay pequeños servicios: arreglar una mesa; escuchar al que lo necesita; dar la mano a alguien que se ha desviado del camino; secar las lágrimas del que está pasando una mala racha, que son verdaderos milagros hoy día.

 

Lo diré de otra manera: El servir no es una faena de seres inferiores, sino de seres divinos, como el mismo Jesús.

*Así es Jesús: mira con ojos agradecidos, lo que interesadamente el mundo esconde. Aplaude a todos aquellos que, más que discutir sobre títulos o reconocimientos, se dedican en el camino, a buscar a quienes hacer felices o, simplemente, levantar el ánimo.

*Así es Jesús: observa nuestra entrega interesada y nos invita a convertirnos hacia un servicio más nítido. Sin llevar cuentas de lo que se hace o de lo que se da.

*Así es Jesús: alguien que desea que su Iglesia, sea un espacio, no con escaleras para trepar, sino con manos e ideas prácticas para ayudar al necesitado.

*Así es Jesús: alguien que, siendo el más importante de los nacidos de mujer y el Hijo de Dios, se hace poco y nada en su intento de acercarse -hasta la extenuación- a la humanidad.

*Así es Jesús: alguien que olvidándose de si mismo, quiere que otros puedan crecer y vivir dignamente.

*Así es Jesús; alguien entregándose con generosidad y alegría, aunque reciba rechazos y traiciones

*Así es Jesús; alguien ofreciéndose aún a riesgo de ser ridiculizado, en la defensa de las causas que se dan por perdidas.

*Así es Jesús: alguien amando sin desmayo, sin tregua ni límite.

*Así es Jesús: alguien aportando a este mundo el camino, la verdad y la vida que este mundo necesita.

*Así es Jesús: alguien enseñando, que lo pequeño es esencial para entrar por las puertas del cielo.

*Así es Jesús: alguien poniendo valor donde abunda la debilidad y el miedo; poniendo amor donde reina el egoísmo.

*Así es Jesús: alguien colocando su Palabra donde reina la confusión.

*Así es Jesús: alguien defendiéndonos de los dioses de barro, que lo único que hacen, es imponer.

*Así es Jesús: alguien anunciando la salvación, donde se proclama el vacío o el absurdo.

 

 

¿QUIERES SER EL PRIMERO COMO JESÚS? PUES HAZTE EL ÚLTIMO COMO ÉL Así de sencillo…

 

Sirve sin pasar factura.
Ama sin condiciones.
Perdona y olvida.
Denuncia toda indignidad.
Anuncia la bondad.
Haz el bien sin mirar a quien.
Preocúpate por los demás.
Regala vida y no comercies con tu vida.
Siéntete fascinado por Dios.
Trabaja por el hombre.
Aprecia el valor de la oración.
Ten los pies en la tierra y el corazón en el cielo.
Despídete de la vanagloria, la altivez y la mentira.
Aborrece el ser servido.
No pierdas el tiempo en ser reconocido.
No te confundas buscando el ser amado.
Ni pretendas ser correspondido, aplaudido, reverenciado, recompensado y agasajado.

 

 

¿Y todavía nos queremos dar importancia, cuando el más importante, se sintió feliz desgastándose sin reconocimiento alguno?

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies