Ecos del Evangelio

26 septiembre, 2020 / Carmelitas
DOMINGO XXVI T.O. CICLO A 2020

 

Avivemos la confianza que nos lleva aceptar la voluntad de Dios.

 

“…avivemos… la confianza en el mismo (Dios), que es nuestro buen Padre y nos ama y nos quiere para sí; entreguémonos a él con toda la fuerza de nuestro corazón”.
(Carta a sor María Rius, 18 de junio de 1936)

 

El profeta Ezequiel nos invita a ser conscientes de las debilidades que nos inclinan al pecado y nos alejan de nuestro Padre Bueno. Cada persona es responsable de sus acciones, y está llamado a reconocer su falta y pedir perdón a Dios pues el siempre esta con los brazos abiertos para recibirnos, y de esta manera fortalecer nuestra relación con Dios teniendo la certeza que nos ama.

 

Como personas estamos llamadas desde el nacimiento a vivir en relación, San Pablo nos recuerda que no hemos de buscar solamente nuestro interés sino también el del otro; tener los mismos sentimientos que Cristo y manifestar la unidad, la fraternidad en nuestra vida.

 

El Evangelio nos muestra el deseo de Dios para con nosotros, espera que acatemos su voluntad, que confiemos y asumamos los designios que Él tiene para nosotros. Dios tiene un propósito para cada uno, por eso “hemos de avivar la confianza en Él” entregándole nuestra vida, nuestro corazón, así en nuestra vida exteriorizará su voluntad.

 

También hacemos un breve recordatorio del 50 aniversario de la proclamación del doctorado de santa Teresa, Ella ha sabido aceptar la voluntad de Dios en su vida.

 

¿Fomento mi relación con Dios?

Te has preguntado ¿Cuál es la voluntad de Dios para tu vida?

 

Hna. Josefina Campos Hernández CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies