Ecos del Evangelio

6 marzo, 2020 / Carmelitas
EVANGELIO DEL 2º DOMINGO DE CUARESMA. CICLO A

 

Lectura del santo evangelio según san Mateo (17,1-9):

 

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él.

Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: «Señor, ¡qué bien se está aquí! Sí quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»

Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.» Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto.
Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: «Levantaos, no temáis.» Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo.

Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»

Palabra del Señor.

 

 

COMENTARIO.

 

Hoy Jesús de Nazaret nos invita a subir con El a la montaña y estar en oración, hacer “tres tiendas”. En un lugar de remanso y paz, te invito a ubicar un espacio en donde puedas contemplar la inmensidad de la trascendencia; así como las discípulos contemplaron a Jesús trasfigurado, así tú puedas contemplar la inmensidad y divinidad que habita en ti y en los demás. Reconocer que en cada uno de nosotros converge la humanidad Y divinidad como se hace latente en Jesús en la montaña.

 

En este espacio de silencio y oración en la montaña escuchemos con atención «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.» es la voz del Padre que nos invita a reconocer la presencia de Dios habitado en ti y en cada prójimo en nuestro entorno .

 

Que la reflexión de nuestro evangelio ahondando en la oración nos haga comprender el encuentro con nosotros mismos, con el hermano y con Dios para continuar nuestro camino cuaresmal con la invitación que Jesús nos hace; «Levantaos, no temáis.»

 

Hna. Guadalupe Gómez Luna CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies