Ecos del Evangelio

14 marzo, 2020 / Carmelitas
EVANGELIO DEL III DOMINGO DE CUARESMA. CICLO A

 

Lectura del santo evangelio según san Juan (4,5-42):

 

En aquel tiempo, llegó Jesús a un pueblo de Samaria llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el manantial de Jacob. Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al manantial. Era alrededor del mediodía.

Llega una mujer de Samaria a sacar agua, y Jesús le dice: «Dame de beber.» Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida.

La samaritana le dice: « ¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? » Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.
Jesús le contestó: «Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría agua viva.»

La mujer le dice: «Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?»

Jesús le contestó: «El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna.»

La mujer le dice: «Señor, dame de esa agua así no tendré más sed ni tendré que venir aquí a sacarla.»

Él le dice: «Anda, llama a tu marido y vuelve.»

La mujer le contesta: «No tengo marido».

Jesús le dice: «Tienes razón que no tienes marido; has tenido ya cinco y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad.»

La mujer le dijo: «Señor, veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte, y vosotros decís que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén.»

Jesús le dice: «Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén daréis culto al Padre. Vosotros dais culto a uno que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero se acerca la hora, ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que le den culto así Dios es espíritu, y los que le dan culto deben hacerlo en espíritu y verdad.»

La mujer le dice: «Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo dirá todo.»

Jesús le dice: «Soy yo, el que habla contigo.»

En aquel pueblo muchos creyeron en él. Así, cuando llegaron a verlo los samaritanos, le rogaban que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días.

Todavía creyeron muchos más por su predicación, y decían a la mujer: «Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo.»

Palabra del Señor.

 

 

COMENTARIO

Con el evangelio de hoy te invito a meditar cuatro actitudes de la Samaritana:

 

1. SU EXPERIENCIA COMO MUJER: Como la mujer Samaritana estoy invitada a tener seguridad de que Jesús necesita de mí, al momento que “pide agua”, me está diciendo que necesita de mi ser de mujer segura y con experiencia es por ello que me ha elegido.

 

2. SE SINTIÓ INTERPELADA: Cuando Jesús le recuerda que “había tenido cinco maridos”, en mi vida consagrada en esta cuaresma Jesús me sigue interpelando que “maridos” tengo en mi vida personal comunitaria y apostólica que me impiden centrarme en mi vida consagrada que “maridos “me impiden ser congruente en mi entrega de consagración, que “maridos” me resisto a abandonar y no me dejan avanzar.

 

3. CREYÓ EN JESÚS: Yo al igual que la mujer samaritana creo en Jesús y lo demuestro a través de la congruencia de mi vida consagrada, mi encuentro con Jesús me hace creer que puedo anunciar con mi vida, a mis hermanas y los demás la presencia de Dios en mi interior y que una vida de fidelidad es posible. En medio de anti testimonio comunitario que conllevan a la envidia, lucha de poder, falta de caridad e infidelidades estoy convencida de que mi fe en Jesús me hace ser signo creíble del evangelio.

 

4. DEJÓ SU CÁNTARO: Este cántaro que representa mi antigua manera de vivir. Y que necesito continuar con mi camino de conversión percatándome de que día necesito dejar cantaros que obstruyen mi relación y mi crecimiento personal.

 

Hna. Guadalupe Gómez Luna CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies