Ecos del Evangelio

2 noviembre, 2019 / Carmelitas
Evangelio de San Lucas 19,1-10.

LA TRANSFORMACIÓN.

 

«En aquel tiempo, Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad.
En esto, un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de ver quién era Jesús, pero no lo lograba a causa del gentío, porque era pequeño de estatura. Corriendo más adelante, se subió a un sicomoro para verlo, porque tenía que pasar por allí.
Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo:
«Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa».
Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento.
Al ver esto, todos murmuraban diciendo:
«Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador».
Pero Zaqueo, de pie, dijo al Señor:
«Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres; y si he defraudado a alguno, le restituyo cuatro veces más».
Jesús le dijo:
«Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido».»

 

 

 

Jesús atravesaba la ciudad de Jericó, Zaqueo, un hombre rico, pero de baja estatura, quiere ver a Jesús, para ello se sube a un árbol.

 

¿Por qué querrá ver a Jesús un hombre que aparentemente tiene de todo?

¿Sentirá en su interior que algo le falta?

 

Jesús que conoce nuestras necesidades, ve a Zaqueo y le dice que baje. Jesús sabe lo que Zaqueo necesita. Zaqueo baja y se encuentra con el Maestro.

 

El encuentro con Jesús hace que Zaqueo se transforme, que sienta lo que es la felicidad, la cercanía, la acogida y el amor. Desde ese momento, movido por su fe en Jesús, su vida da un giro, un cambio, a partir de ahora el dinero no será lo más importante en su vida, sino el amor al Maestro. Desde ese momento practica la honradez con las demás personas a las que devuelve el dinero que antes les cobro en demasía.

 

ACTUALIZACIÓN: No cerremos la puerta a la salvación, cambiemos nuestra forma de vida, aumentemos nuestra fe en Cristo y como Zaqueo dejémonos transformar, porque Jesús también nos busca a nosotros igual que buscó a Zaqueo.

 

Es momento de ¡dejarnos transformar!

 

 

Hna. Teresa Vásquez Villamil CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies