Ecos del Evangelio

7 julio, 2016 / Carmelitas
Evangelio VI Domingo Pascua

Lectura del santo evangelio según san Juan 14,23-29

El amor de Dios es intrínsecamente trinitario, convincente e irrevocable. Dios nos hace accesibles a este amor, Él no obliga, ni amenaza, sino más bien, propone, invita y deja en plena libertad para acoger este gran amor.

La vida cristiana, como la vida consagrada su norma de Vida es vivir el amor de Dios en plenitud; sólo quien escucha y se sumerge en la palabra Dios, se arriesga a practicar el amor auténtico en la vida cotidiana, en las realidades más humanas y difíciles.

En un mundo globalizado, capitalista, tecnológico e internauta, no se deja espacio al amor de Dios, es preciso que hoy los cristianos -como la vida consagrada-, nos preguntemos si el amor que vivimos en nuestras familias, comunidades, es el amor de Dios o el amor a nuestra imagen y semejanza. El amor de Dios nos acerca unos a otros, no nos distancia; nos une en proyectos comunes, no nos divide; nos anima a dar vida y no muerte.

U Jesús es claro: -el Espíritu es quien nos lo enseñara todo, sólo quien abre su corazón a la presencia y a la acción del Espíritu es quien puede vivir en paz interiormente y exteriormente. La paz es signo de la presencia de Dios que mora en el corazón; pidamos con toda la fuerza la paz de Jesús, para que nuestro corazón no se acobarde ante la desesperanza actual y nuestra fe se mantenga siempre firme.

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies