Ecos del Evangelio

1 octubre, 2018 / Carmelitas
Fiesta de Santa Teresa del Niño Jesús

“Cantaré las Misericordias del Señor”

 

 

Hoy, la Iglesia nos invita a celebrar la fiesta de Santa Teresa del Niño Jesús, las lecturas se mueven entorno a los pequeños, los humildes y los sencillos.

 

Las obras completas de la santa, exponen el camino de su vida espiritual, que muestra la plena confianza que tenía en la Misericordia de Dios.

 

“Llegar a ser más grande me es imposible, he de soportarme tal y como soy, con todas mis imperfecciones; sin embargo, quiero buscar el medio de ir al Cielo por un camino bien derecho, muy breve, un pequeño camino completamente nuevo. Quisiera yo también encontrar un ascensor para elevarme hasta Jesús, porque soy demasiado pequeña para subir la dura escalera de la perfección”.

 

Inicio la reflexión con esta frase, porque muestran cómo se revela Dios a los pequeños, y porque las lecturas de este día nos encaminan hacia este punto, hacia el consuelo, la confianza y nos interrogan con la pregunta ¿quién es el más grande en el reino de los cielos?

 

La primera lectura, menciona la fortaleza que el hijo descubre en la madre, esta misma fortaleza es la que vemos en Santa Teresita, pues ella estaba cierta, de que a pesar de sus debilidades iba ser consolada por Dios “sobre sus rodillas las acariciarán como un niño a quien su madre consuela” y también que Él no le ponía deseos grandes que no fuese a alcanzar “no pretendo grandezas que superen mi capacidad”.

 

 

Los discípulos, en el relato del evangelio, realizan una pregunta a Jesús “¿Quién es el más grande en el Reino de los cielos?” a lo cual, Él responde: “el que se hace como un niño, ese es el más grande del reino de los cielos”. Jesús nos invita a un cambio, nos convida a recordar los momentos que nos daban felicidad y nos hacían sentirnos seguros, confiados. Nos estimula a retomar esos momentos para que no olvidemos que sólo en los pequeños Él se pueda manifestar, sólo los sencillos son capaces de intuir el Reino y como consecuencia hacer visible  la voluntad de Dios y dejarse transformar por el amor Misericordioso de Dios.

 

“Las obras extraordinarias no están a mi alcance. ¿Cómo demostraré a Dios mi amor si éste se prueba en las obras? Por mis pequeñas acciones y sacrificios. ¡Como niña, sembraré de flores sus caminos! y Jesús los mirará complacido”.

 

 

Hoy atrévete a preguntarte:

¿Qué recuerdo tengo de mi infancia?

¿En la actualidad soy capaz de confiar en Dios como lo hacía cuando era pequeña?

 

¡Feliz día de Santa Teresita!

 

Hna. Josefina Campos Hernández CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies