Ecos del Evangelio

7 julio, 2016 / Carmelitas
Madre rosa

DOMINGO DE PENTECOSTÉS 15 DE MAYO DEL 2016.

Madre Rosa Ojeda

El evangelio de hoy nos sitúa ante la realidad más humana de la persona: “estando las puertas cerradas por miedo”. Viviendo lejos de Jesús nos sentimos con miedo, cerramos las puertas del corazón por no correr el riesgo del encuentro, del amor.

Jesús aparece en el momento que mas necesitamos, nos sale al encuentro: en una palabra, en una persona, en el trabajo o responsabilidad que ejercemos día a día, su presencia nos habita como el mismo aire que respiramos. Jesús se hace certeza; nosotras no podemos dar cabida a la duda, al miedo, porque el Resucitado se nos ha manifestó plenamente y nos ha confirmado con la fuerza de su espíritu.

Dejemos que nuestra vida sea un nuevo Pentecostés, donde la luz del espíritu ilumine las situaciones de oscuridad, malos entendidos, incomprensiones, desacuerdos, etc., para ser transformadas en alegría, en vida, en esperanza, en encuentro, en reconciliación, en perdón.

Madre Rosa mujer sencilla, abierta al Espíritu, hizo de su vida la melodía más bella y armoniosa, en medio de tantas vicisitudes, nunca se rindió, su fe inquebrantable fue columna vital para fundar a las: Hermanas Carmelitas de San José.

Unidas a ella, abramos nuestro ser de mujeres consagradas a la acción del espíritu para que seamos forjadoras de comunidades fraternas que acogen y llevan un mensaje de esperanza para cada hermana, para cada comunidad, para el instituto, para cada persona que encontramos en el camino.

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies