Ecos del Evangelio

23 febrero, 2017 / Carmelitas
no podeis serivir a Dios y al dinero

DOMINGO VIII T.O. CICLO A 2017

Nos encontramos ante uno de los pasajes más bellos y más profundos del evangelio, una pieza de antología. Una página que nos habla de las flores y de los pájaros. Pero a la vez contiene un mensaje muy profundo para los que vivimos a primeros de este III milenio, en medio de una sociedad de consumo en todos los sentidos: con cantidad de esclavos del dinero, de la ambición, del activismo, de la apariencia y del “todo vale” en aras de mi apetencia personal.

Por tanto el destinatario del evangelio de hoy es el hombre de cualquier época, en cualquier lugar del ancho mundo: el rico, el discreto “burgués” o el pobre; el hombre individual y el hombre colectivo.

¿Quién se libra hoy de la frenética carrera que nos impone la sociedad por el “tener más”, por la mejora técnica y económica de nuestra vida? La sociedad nos envuelve en su espiral de consumo, y de activismo que despierta “necesidades” innecesarias. Basta que la televisión anuncie un producto y al día siguiente se venda mucho más, aunque en realidad no se necesite en absoluto, claro.”Nos quieren convertir y muchos se han dejado convertir en animales de consumo”

Una primera respuesta de las lecturas de hoy a esta situación es invitarnos a que no nos dejemos esclavizar ni por el dinero, ni por el poder, ni por la fama, ni por el sueño del bienestar que nos lleva a un activismo sin sentido.

“Servir al dinero” no es servirse de él, sino estar obsesionados por él, con un agobio que hasta humanamente produce un creciente “stress” y la pérdida del equilibrio interior. Una cosa es saber el valor del dinero, que era necesario también en tiempos de Cristo .Y otra, el exagerar la dependencia del dinero y de lo que se puede adquirir con él, de modo que se llegue a perder la serenidad y la paz, como así sucede

Es una lástima que esta carrera consumista y activista sin sentido, quite el humor, el amor, el humanismo. Y no se valore lo que nos depara el mundo creado por Dios para nuestro disfrute, ni muchas personas que Dios pone a nuestro lado de las que podemos admirar su serenidad, su armonía, su austeridad, en definitiva la felicidad que irradian con poca cosa.

El evangelio no está invitando a vivir en una tumbona y a verlas venir. No. Hay que trabajar, porque hay que ganarse la vida. Pero sin perder la armonía interior porque no hemos conseguido el coche del último modelo, o el ultimo adelanto técnico de cualquier producto. Esta esclavitud de las cosas materiales les puede suceder a todos: a los ricos y también a los pobres (que pueden ser demasiado ricos en deseos), a los mayores y a los jóvenes (que a veces, por los estudios o los deseos de situarse en la vida, dejan de disfrutarla).

Una segunda respuesta de Dios en las lecturas de hoy es la invitación a que sepamos buscar en la vida los valores verdaderos, el Reino de Dios: que no sólo apreciemos los valores humanos, sino también lo que comporta nuestra apertura a Dios. Que sepamos confiar y abrirnos a Dios.

Isaías invitaba a su pueblo, y precisamente en circunstancias nada fáciles, a confiar filialmente en Dios. Dios, en la breve lectura, se comparaba con una madre que no olvida a sus hijos.

El domingo, por ejemplo, ciertamente nos invita al descanso personal, a la relajación, a disfrutar de la naturaleza y de la vida de familia, a los hobbies deportivos o culturales que podamos tener, pero también a la celebración de la Eucaristía con nuestra comunidad, o a una oración especial en el seno de la familia: o sea, a vivir ese día de descanso desde la perspectiva de un cristiano que se alegra del triunfo pascual de Cristo y lo siente presente en su vida.

Buscar el Reino es dar más importancia a las cosas del espíritu que a las meramente materiales, en un equilibrio sereno que es el que nos enseña el evangelio.

Esta confianza en Dios no significa- como he dicho- que se nos invite a la pereza, a la pasividad, a una huida poética, pensando que ya Dios proveerá a los gastos de nuestra casa o que no hay que ahorrar y ser previsores. El mismo Cristo que nos ha dicho lo de los lirios y los pájaros, es el que nos invita en otro lugar a hacer fructificar los talentos que tenemos. No es una invitación al romanticismo bucólico, falsamente apoyado en Dios.

Lo que sí desautoriza Cristo, porque deshumaniza y hunde en la depresión, es el agobio obsesivo, la esclavitud, que muchas veces matan el espíritu, ahogan el humor y no dejan vivir a tanta y tanta gente, solo sobreviven para consumir.

Y seria también importante, porque ayudaría a muchos, el hecho de que la Iglesia ofreciera una espiritualidad más desahogada, más centrada en la pobreza, la esperanza y la alegría que en el miedo.

El gran teólogo K. Rahner decía lo siguiente: “la Iglesia sólo se hará pobre y por tanto fiel a Cristo, a la fuerza, pues ella es incapaz de convertirse solamente con exhortaciones, necesita el impulso de la realidad para que su conversión se realice como pide el evangelio” y me temo que el tiempo le está dando la razón.

¿No da a veces la impresión de que la Iglesia está demasiado nerviosa y excesivamente preocupada por estructuras y doctrinas? La calma de Cristo, en sus palabras y en su estilo de vida, su amor a la vida y su capacidad de esperanza, es una lección ante todo para la Iglesia misma.

La civilización del amor exige y denuncia a gritos la urgencia de reducir las necesidades en lugar de aumentarlas. Apreciar la austeridad. El patrón de una sociedad humana y cristiana no es ni la opulencia -que embota la fe- ni la miseria -que divide, resabia y amarga al hombre- sino lo necesario para vivir con dignidad.

El hombre libre, sin esclavitudes afectivas, no se instala, vive siempre como invitado y huésped. Posee y disfruta pero no es poseído. Ni adora la riqueza ni la maldice; usa libremente de ella y la comparte fraternalmente.

Jesús está advirtiendo que sólo hay dos caminos: vivir para trabajar o trabajar para vivir. Si apuestas por el primero la vida te vivirá a ti y tú te quedarás por realizar, serás su esclavo servidor; si optas por el segundo, te convertirás en autor y actor de tu propia vida, serás su señor. Tu estilo de vida dependerá del camino que escojas: vivir para trabajar, -atesorar, poseer, dominar-, o trabajar para vivir en plenitud, en crecimiento.

Por tanto y resumiendo:

1-Error, de órdago a lo grande, sería leer el evangelio de este día y dejar que sea Dios quien siembre, riegue y coseche.

2-Peligroso para el futuro de nuestra fe sería igualmente confiar tanto en la fuerza de lo alto que, ello, nos llevase a plegarnos de brazos.

3-Dios no nos pide que confiemos en Él a ciegas. Confiar en Dios significa colocar en sus manos nuestros afanes, nuestras vidas, ideas, proyectos e ilusiones. Eso sí….no como espectadores sino como asalariados de algo que merece la pena: el Reino de Dios.

Por eso el evangelio de hoy es una invitación:

A ocuparme, razonablemente en aquello que sea para la gloria de Dios, para el beneficio de los míos y de mí mismo.

A disfrutar el presente, sin estar tan agobiado de lo que pueda ocurrir mañana.

A, mirar hacia el futuro, aportando las semillas que siembro hoy en el camino.

A sentir su mirada en aquello que veo.

A palpar sus manos en mis pequeñas obras de cada día.

A escuchar su Palabra en las mías, pobres, torpes y atropelladas.

A vivir comprometido pero sin ansiedad.

A caminar ligero, pero sin prisas.

A trabajar con empeño, pero sin nervios.

A soñar con un futuro mejor sin olvidar que puedo superar el presente.

A confiar en su mano providente.

A no tener miedo al mañana que me aguarda si sigo su camino.

Cristo lo tenemos a nuestro lado, pero desde nuestra libertad hemos de elegir construir nuestra vida siguiendo su estilo de vida o prescindiendo de Él. Él no puede elegir por nosotros. Así que cada uno será responsable del camino que elija.

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies