Ecos del Evangelio

24 agosto, 2017 / Carmelitas
¿Quién decís que soy yo?

Domingo XXI T. O. Ciclo A El profeta Isaías anuncia que los caminos del Señor no son los del individuo engreído y alienado, y afirma que todo lo que se construye sobre la explotación, abuso del derecho y falsedad, termina irremediablemente condenado a la insignificancia. Pablo, haciendo eco de los himnos a la sabiduría, recuerda la distancia enorme que hay entre las absurdas pretensiones individualistas y el sabio designio de Dios. ÉL sólo dispone únicamente lo que es provechoso para el ser humano. Ante este misterio de salvación, la única respuesta ofrecida por el ser humano es la admiración, el reconocimiento y la alabanza, pues nada le hemos ofrecido a Dios para recibir de Él sus beneficios, sino que todo lo hemos recibido de manera gratuita, porque es eterna su misericordia. Las lecturas de hoy constan de dos partes: 1- Jesús hace una pregunta general y obtiene una respuesta impersonal. 2- La pregunta es más íntima y resuelta en una respuesta personal dada por Pedro. Al escuchar Jesús la respuesta de Pedro, le aclara al pescador el origen de su afirmación: esta revelación viene de Dios y este diálogo entre Jesús y sus discípulos marca el comienzo de la jornada hacia Jerusalén, su pasión y muerte. El evangelista hoy nos narra lo que hizo Jesús a los discípulos y nos invita a cuestionarnos, ¿Quién es Jesús para mí, qué significado tiene en mi vida y en mi comunidad?. Cada día compartimos la palabra, las lecturas espirituales y la santa Eucaristía en comunidad, y a pesar de ello da la impresión de que seguimos sin conocerlo. El evangelio nos invita a descubrir que los discípulos aún necesitan pasar por la experiencia de la cruz para comprender el verdadero alcance de las palabras y obras de Jesús. Él sí es el Mesías y el profeta, pero un Mesías -enviado- de amor, justicia y paz. Las llaves que recibió Pedro son precisamente para abrir las puertas de la Iglesia a una vida plena para todos, y a nosotras nos toca abrir hoy las puertas de la Iglesia de la sociedad para que entre aire fresco y renovador. La pregunta es… ¿Estaremos dispuestas a hacerlo? Padre, haz que podamos reconocer en Jesús, el mesías que vence las fuerzas del mal y, con este mensaje, constrúyenos el reino de amor. Amén. Hna. Carmen Rey – HCdSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies