Ecos del Evangelio

20 octubre, 2017 / Carmelitas
REFLEXION DE LA PALABRA XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

(DOMINGO MUNIDAL DE LAS MISIONES)

En este XXIX domingo del tiempo ordinario o Domingo mundial de las misiones. Siguiendo la secuencia del Evangelio de Mateo de los domingos anteriores, nos presentó tres parábolas: “La parábola de los dos hijos”, Los viñadores asesinos” y el banquete de bodas”.

 Este Domingo San Mateo nos presenta través de una pregunta el pago del tributo al César, esto socita algunas controversias que van dirigidas por grupos representativos del judaísmo oficial. Concretamente son  los fariseos, que están buscando encontrar en Jesús algún error o algo más claro para enjuiciarlo. Recordemos que, en tiempos de Jesús, Israel era un territorio ocupado por los romanos, y el tributo que los judíos tenían que pagar a Roma, en moneda romana, era una forma práctica de sometimiento al César.

Así, los enviados se acercan a Jesús alabándole, reconociendo su sabiduría y grandeza como “Maestro,…pero detrás de estas halagos se esconde su fingimiento y mala intensión. Le lanzan la pregunta: ¿Es lícito o no pagar el tributo al César?

Mateo nos presenta a Jesús manifestando su sabiduría divina que penetra los pensamientos e intenciones del corazón, les denuncia su actitud hipócrita, y les contesta con otra pregunta. ¿Por qué tratan de sorprenderme? Jesús sabe, lo que están tramando contra él. Sin embargo con toda sencillez y respeto pide le muestren la moneda del tributo. Y como excelente Maestro de nuevo les contesta con otra pregunta: ¿De quién es esta imagen y esta inscripción?… Y concluye con una respuesta muy concisa:

“Dad al César los que e del César y a Dios lo que es de Dios”.

La trampa estaba bien pensada, si responde negativamente le podían acusar de rebelión contra Roma. Sí  aprueba el tributo quedan afectados los más pobres que eran los que vivían oprimidos por los impuestos, y que fueron y son los predilectos del su Reino.

San Pablo, en la segunda lectura nos transmite su oración agradecida a Dios, por la comunidad de Tesalónica que con sus acciones movidas por la fe y el amor, siguen firmes con su esperanza puesta en Jesucristo que nos  ha elegido para dar abundantes frutos.

La Palabra es actual y nos ilumina para reconocer si ¿Estamos dando primacía a lo que pertenece a Dios la vida, las personas? Tristemente los poderosos en la economía cada vez más buscan la forma de crecer su capital sin importarles que ese modelo de economía está generando más pobreza y  pobreza extrema en la que viven grandes mayorías de nuestros hermanos en algunas regiones del planeta.

Jesús, hoy nos invita a seguir luchando por lo que le pertenece a Dios, las personas su dignidad, la justicia, a ser más solidarios, valientes a defender los derechos de los más pobres. A saber discernir lo que humaniza y dignifica a la persona.

También como Iglesia, hoy se nos invita  a unimos en oración por una causa concreta: “la propagación de la fe”. O día del DOMUND. El  mensaje que nos propone el Papa para esta jornada lleva por título: “La misión en el corazón de la fe cristiana” Nos invita a cuestionar nuestra identidad cristiana y nuestra responsabilidad como creyentes. ¿Cuál es el fundamento de la misión?, ¿Cuál es el corazón de la misión? ¿Cuáles son las actitudes vitales de la misión?

A través de la misión de la Iglesia, Jesucristo sigue evangelizando y actuando en el hoy de nuestra historia. Jesucristo continuamente nos invita a recibirle con fe humilde y laboriosa a compartir su vida mediante la participación efectiva en su misterio pascual de muerte y resurrección. A comunicarlo con alegría, inspiradas por una espiritualidad de éxodo continuo, peregrinación y exilio. A ser una iglesia en salida, una Vida Consagrada que consume su vida al servicio de la misión.

Que María, estrella de la evangelización, nos ayude a decir nuestro “sí” en la urgencia de hacer razonar la Buena Nueva de Jesús en nuestro tiempo. (cf. Mensaje del Papa).

Y Santa Teresa del Niño Jesús con su vocación de: ser el amor en el corazón de la Iglesia, como Patrona de las Misiones siga intercediendo por todos los misioneros y conceda nuevas vocaciones para extender el Reino de Dios.

Hna. Guadalupe Barba Vásquez csj

 

 

 

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies