Ecos del Evangelio

9 junio, 2021 / Carmelitas
Solemnidad del Sagrado corazón de Jesús

Haz mi CORAZÓN semejante al TUYO

 

 

 

Hoy la Iglesia celebra la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, y es una invitación a reconocernos en Él. Descubrirnos dentro del amor de Dios y desde ahí vivirnos en lo cotidiano de la vida… Siempre he creído que en el corazón se guardan las mejores experiencias, vivencias y recuerdos que hemos tenido, así como también las aspiraciones y deseos que están por venir, pero también guardamos experiencias que no han sido muy agradables, situaciones y desencuentros que nos han sobrepasado. Todo en un mismo lugar, en el corazón.

 

 

Hoy me reconforta la palabra de Dios, me estremece al apropiarme de las palabras dirigidas al pueblo de Israel, en un momento concreto de la historia, de su historia. Mi corazón vibra al contemplarme dentro de la lectura, como diría San Ignacio de Loyola en las contemplaciones en los Ejercicios Espirituales “como si presente se hallase”.

 

 

“Tú eres un pueblo santo para el Señor, tu Dios: él te eligió para que fueras, entre todos los pueblos de la tierra, el pueblo de su propiedad.” Me alegra reconocerme propiedad de Dios, sentir en mi vida su mirada, sentirme escogida y resguardada por un Dios que es AMOR, y que si deja de ser Amor, no existiría. Me llena de estupor saberme elegida por el AMOR.

 

 

“Si el Señor se enamoró de vosotros y os eligió, no fue por ser vosotros más numerosos que los demás, pues sois el pueblo más pequeño” Increíble tener la certeza que Dios se fija en lo pequeño, en lo que a los ojos del mundo carece de valor, será porque Él ve más allá de la mera apariencia, Él ve posibilidades donde nosotros no alcanzamos a descubrir. Muchas veces ante situaciones que no comprendo, que no acabo de asimilar, sólo me queda pensar, en que Él tiene un mejor plan y que he de esperar y acogerme a su presencia amorosa, pedirle insistentemente que limpie mi mirada, que sea Él quién vea a través de mis ojos y me enseñe la mejor manera de proceder.

 

 

“Así sabrás que el Señor, tu Dios, es Dios: el Dios fiel que mantiene su alianza y su favor con los que lo aman y guardan sus preceptos, por mil generaciones” La fidelidad es la repuesta a tantos interrogantes que me surgen en lo cotidiano de la vida, cuando lo “normal” es quizás huir o escabullirse… Dios me invita a perseverar a continuar diciendo sí a su alianza. Tanto en la alegría como en el dolor me digo ¡Luz esto también pasará! Nada es eterno ni duradero… sólo DIOS. Así nos invitaba nuestra venerable madre Rosa “Dios es el único duradero y estable, nos fiaremos de su paternal providencia que Él nunca nos abandonará”

 

 

“En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu” Sin duda alguna, hoy pedimos incesantemente el Espíritu de Dios que nos aliente en nuestras idas y venidas, en todo lo que somos y hacemos, que sepamos abrirnos a su presencia para dirigir nuestros pasos por el camino del amor.

 

 

Finalmente Dios Trinidad nos deja una señal muy clara: “Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios, y Dios en él”, ahí radica nuestra certeza…

 

 

EL AMOR NOS LLAMA A PERMANECER EN EL AMOR… POR PURO AMOR.

 

 

Hna. Eva Luz González López csj

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies