Ecos del Evangelio

21 julio, 2017 / Carmelitas
¿Trigo, Cizaña?

DOMINGO XVI DEL TIEMPO ORDINARIO Evangelio de san Mateo13, 24- 43

La parábola del trigo y la cizaña nos muestra que tanto en las comunidades como en las familias, todo está mezclado: cualidades, incoherencias, límites y fallos. Las comunidades están compuestas de personas de diversos orígenes, cada uno con su historia, con su vivencia, con su opinión, con sus sueños, con sus diferencias. El problema está cuando no sabemos convivir con las diferencias y queremos ser juez de los demás. Pensamos que sólo nosotros tenemos la razón, y que los demás se equivocan.

Tanto es así, que hasta nos empeñamos en hacer separaciones, entre buenos y malos, sin embargo el evangelio lo deja bien claro, tenemos que respetarnos, ser tolerantes con el hermano y compartir lo que somos y tenemos, de esta manera nos enriquecemos los unos con los otros. Seamos astutos y no caigamos en la tentación de querer excluir a de la comunidad o del grupo a las personas que no piensan como nosotros.

Evitemos caer en el error de creernos mejores los que practicamos la fe cada domingo o hacemos actos de piedad como: rezar el rosario, ayunar o dar limosna. Practiquemos o no, todos tenemos cada día el deber de ser mejores personas, hacernos la vida más fácil y eso repercutirá en bien de todos. Los que queremos vivir al estilo de Jesús necesitamos alimentarnos espiritualmente y llenarnos de energía y optimismo, pero también hemos de estar abiertos a contar y trabajar con todos aquellos que piensan de forma distinta, porque esa es la mejor forma de amar a Dios.

Es por el fruto producido que Dios nos juzgará, el dinamismo del Reino lo manifestamos en la comunidad. Aún siendo pequeña y llena de contradicciones, la comunidad es una señal del Reino. Pero no es dueña ni señora, no puede considerarse totalmente justa.Es preciso hacer una opción clara por la justicia del Reino, tener paciencia y aprender a dialogar y convivir con las contradicciones y diferencias que muchas veces nos presenta la vida. “Al atardecer de la vida seremos examinados en el amor” San juan de la Cruz.

Para reflexionar: ¿Cómo se manifiesta en nuestra comunidad la mezcla del trigo y de la cizaña? ¿Qué consecuencias trae para nuestras vidas?

Mirándonos en el espejo de la parábola, ¿a quién nos parecemos más: a los siervos que quieren arrancar la cizaña antes de tiempo, o al dueño que manda esperar hasta la siega?

Hna. Maricela Pérez García – HCsJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies