Ecos del Evangelio

30 julio, 2017 / Carmelitas
Tú eres mi tesoro

DOMINGO XVII DEL TIEMPO ORDINARIO Evangelio de san Mateo 13, 44-52 “El tesoro y la perla” El reino de Dios llega para todos y es gratuito, precisamente porque es tan valioso que podemos adquirirlo por nosotros mismos. Solo lo podemos tener si lo recibimos de Dios mismo, conscientes de que su valor sobrepasa todo lo que nosotros podemos aportar o merecer. Es un tesoro o una perla de gran valor, pero cuando lo descubrimos, tenemos que poner lo que está de nuestra parte por adquirirlo y conservarlo. Dios es nuestro tesoro: y cuando nos encontramos con él, estamos llenos de inmensa alegría, nos sentimos libres para amar, para dar la vida por los demás. Y en ese encuentro con él, todo cobra sentido. Pero desafortunadamente, muchas veces no sabemos dónde está el gran tesoro y andamos desorientados, sin sentido por la vida y en estas circunstancias es cuando nos agarramos al dinero, al poder, a la fama, a las personas, etc. Solamente con una gran dosis de fe somos capaces de descubrirlo en todas las personas y acontecimientos que la vida nos regala. Señor, ¿por qué no te sabemos reconocer? ¿Por qué no pensamos que nos ofreces tu amistad? Si tú eres el origen de nuestra vida, venimos de ti y vamos a ti. Ayúdanos a buscarte dentro de nosotros para encontrarnos contigo, tú que eres la Vida, la Luz, la Palabra y la Esencia de nuestro ser. Queremos que nuestra vida sea un proyecto de ilusión, que no nos dejemos llevar por la monotonía de lo cotidiano y sea una carga sobre nosotros. Lo hemos dejado todo por ti, y ahora no podemos ofrecernos a la mediocridad y a la monotonía. Queremos reavivar la llama dentro de nosotros para construir contigo, haznos vivir el gozo de tu llamada como un regalo. Que el encuentro contigo nos ayude a construir y que sigamos experimentando tu presencia en nuestra vida. Hemos fijado la mirada en ti Señor, nuestra perla de gran valor. Tú eres nuestra riqueza, “En ti Señor lo tenemos todo”. Sabemos a quién seguimos y estamos convencidos de que vale la pena venderlo todo por conseguirte. Queremos correr el riesgo que tú corriste, gastar nuestra vida al servicio de los demás, vivir el momento presente con intensidad sin añorar el pasado o anhelar el futuro y luchar infatigablemente sin dar lugar al cansancio, queremos ir por las sendas, muchas veces estrechas, que nos conducen a descubrirte y poseerte a ti Señor. Hna. Maricela Pérez García csj

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies