Ecos del Evangelio

7 julio, 2016 / Carmelitas
Un tiempo de gracia y salvación

Hna. Duby

El domingo de Ramos nos invita a abrir la puerta de nuestro corazón para vivir este tiempo de gracia, para alabar, bendecir, pedir perdón, esperar y vivir el gran misterio de nuestra salvación. Este misterio que envuelve nuestra vida cristiana y nos conduce a experimentar al Dios que camina junto a nosotros, que nos invita a su mesa y se hace nuestro manjar; un Dios que asume nuestra debilidad y carga con la cruz de la humanidad para llevarla al encuentro con el Padre libre de pecado; el Dios que baja a lo profundo de la fosa para no perder a ninguno de los que le han confiado, venciendo toda oscuridad y temor con la luz y la fuerza del Amor, ese Amor que viene del Padre y que se hace vida en cada uno, gracias a la fuerza renovadora del Espíritu.

Tenemos delante un tiempo de gracia y salvación, es el momento de detenernos ante el misterio que nos envuelve y de buscar el silencio, de encontrarnos con aquel que se ha hecho Camino, Verdad y Vida en el camino de tantos pobres y caídos; es el tiempo de correr detrás de la voz del nazareno que pasa y que quiere que le sigamos a Jerusalén; es tiempo de reconocer la gran obra del maestro en su paso por nuestro pueblo y salir con palmas y gritos de júbilo recociendo que él es el Señor, el que viene en nombre de Dios.

Abramos sin miedo nuestro corazón, caminemos y adentrémonos en este tiempo favorable para el encuentro con Dios y los hermanos; hagamos de cada día de ésta semana una oportunidad para hacer vida en nosotros el misterio de la entrega total y sentados en la mesa de amor celebrar que Dios nos ha amado hasta el extremo.

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies