Ecos del Evangelio

2 abril, 2021 / Carmelitas
VIERNES SANTO

LA FE PUESTA A PRUEBA

 

El compromiso, la lealtad y la constancia son actitudes que al parecer se están perdiendo en las relaciones personales (familia, amigos, compañeros del trabajo, comunidad, etc.) Parece entonces que la fidelidad reside en el dar para recibir de parte del otro, que en el dar por amor.

 

Y al hablar de amor, hablamos de donación y entrega, dos gestos que están muy presentes en el día de hoy al que llamamos viernes de pasión, en el que las celebraciones litúrgicas nos invitan a la contemplación de la Cruz que es fuente de vida.

 

La Iglesia nos propone acompañar a Jesús en el camino al calvario, meditando las estaciones del viacrucis que nos llevan a recordar el dolor y sufrimiento de Jesús, que siendo obediente cumplió con el proyecto de amor de Dios destinado para todos.

 

Hoy, en especial, estamos llamados a intensificar nuestra oración y a dar razón de nuestra fe, porque los cristianos predicamos a uno, que ha muerto en la cruz, considerado un malhechor; y entonces aquí se suscita la pregunta que denuncia el profeta Isaías:

¿Quién creyó nuestro anuncio?

Si Aquel que vino a salvarnos fue condenado a muerte por hablar con la verdad, por ser fiel y constante en su ser y su obrar.

Y a pesar de esta decepción, la llamada es a que mantengamos la confesión de fe, porque Jesús el Hijo de Dios aprendió sufriendo a obedecer (saber escuchar).

 

Pero esta escucha puede ser ambigua, en ocasiones escuchamos a lo largo de nuestra vida voces que nos paralizan y otras veces voces que nos motivan a vivir una entrega – donación, de modo que además de la escucha la importancia está también en el discernir esas voces, porque de esta manera cada uno será capaz de llevar a cabo el proyecto de salvación que Dios le ha dado.

 

Hoy, en particular, en el relato de la pasión la voz a la que hemos de prestar atención es a la de Jesús, que desde la cruz exclama: Mujer ahí tienes a tu hijo. Luego dijo al discípulo: ahí tienes a tu madre. De esta misión encomendada por el Señor al discípulo -quien representa a todos nosotros-, y de la escucha activa surge la respuesta de cada cristiano de dar testimonio de lo que ha vivido para que otros crean; y a pesar de que la fe sea puesta a prueba en muchas ocasiones, traigamos a la memoria las palabras del apóstol San Pablo “Sé de quién me he fiado”, porque Jesús se entregó “por mí”, lo que significa en mi favor: de donde dimana una confianza total.

 

 

Sólo el amor es digno de fe. Creer es sólo amar, y nadie puede y debe ser creído si no es el amor. Creer es amar, amar absolutamente.
Hans Urs von Baltasar

 

Hna. Fernanda Itzel Hernández Guerrero CSJ

 

Volver
Carmelitas de San José

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies